¿Te has preguntado alguna vez cuántos tipos de acogimiento familiar existen? Si estás buscando información sobre los diferentes tipos de acogimiento familiar, has llegado al lugar indicado. En este artículo te contaremos todo lo que necesitas saber sobre este tema tan importante en el ámbito de la intervención social, donde actúan profesionales de la Educación Social, del Trabajo Social, de la Psicología Social, perfiles jurídicos y otros ámbitos afines; te explicaremos qué tipos de acogimiento familiar existen, sus características y su relevancia en el contexto de la protección infantil.

¿Qué es el acogimiento familiar?

Antes de hablar de los diferentes tipos de acogimiento familiar, es importante saber qué es el acogimiento familiar. El acogimiento familiar es una medida de protección infantil que consiste en que un niño o niña en situación de vulnerabilidad sea acogido/a por una familia distinta a la suya durante un periodo de tiempo determinado. El objetivo es que el/la menor pueda vivir en un ambiente estable y afectivo que le permita desarrollarse de manera adecuada.

– – – – – – – – – –

Si estás interesado/a en profundizar en el tema del acogimiento familiar, residencial y adopción, te recomendamos el Curso Online de Intervención social con menores en acogimiento familiar, residencial y adopción. Este curso está diseñado para ofrecer a los/as profesionales del trabajo social las herramientas necesarias para intervenir de manera eficaz en los casos de protección infantil. Asimismo, para obtener una formación más completa y actualizada sobre dicho tema, accede a nuestro Máster Online en Intervención Social en el ámbito del Menor y la Familia.

– – – – – – – – – –

Tipos de acogimiento familiar

Existen diferentes tipos de acogimiento familiar, cada uno con sus particularidades y objetivos específicos. Los principales son:

Acogimiento temporal

El acogimiento temporal es la forma más común de acogimiento familiar. Consiste en que un niño o niña es acogido/a por una familia durante un periodo de tiempo limitado, generalmente hasta que se resuelva su situación de vulnerabilidad. El objetivo es ofrecer al menor un ambiente familiar y afectivo que le permita recuperarse de las situaciones difíciles que haya vivido.

Acogimiento permanente

El acogimiento permanente es una medida de protección infantil que tiene como objetivo ofrecer una familia de forma permanente a un niño o niña que no puede vivir con su familia biológica. En este caso, la familia acogedora se convierte en la familia legal del menor y se compromete a cuidarlo y protegerlo de manera definitiva.

Acogimiento preadoptivo

El acogimiento preadoptivo es una opción de protección infantil que tiene como fin ofrecer una familia a un niño o niña que se encuentra en proceso de adopción. Durante este proceso, el/la menor vive con la familia acogedora hasta que se resuelve su situación legal y se formaliza la adopción.

¿Por qué es importante el acogimiento familiar?

El acogimiento familiar es una medida de protección infantil fundamental, ya que permite a los niños y niñas en situación de vulnerabilidad vivir en un ambiente estable y afectivo que les permita desarrollarse de manera adecuada. El acogimiento familiar ofrece al menor un ambiente seguro, una figura de referencia afectiva y un modelo de convivencia que le permite desarrollar habilidades sociales y emocionales.

¿Qué diferencia hay entre el acogimiento residencial y el acogimiento familiar?

Es importante establecer las diferencias entre el acogimiento residencial y el acogimiento familiar. El acogimiento residencial consiste en que un/a menor es acogido/a en un centro de protección infantil, mientras que el acogimiento familiar implica que el/la niño/a vive en una familia distinta a la suya durante un periodo de tiempo determinado. El acogimiento residencial se utiliza cuando no es posible encontrar una familia acogedora para el/la menor, o cuando su situación requiere de un cuidado más especializado.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el acogimiento residencial no es una alternativa ideal para los/as menores en situación de vulnerabilidad, ya que no les ofrece el ambiente familiar y afectivo que necesitan para desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, el acogimiento familiar es la medida de protección infantil preferida por los/as profesionales del trabajo social.

El valor del apoyo emocional en el acogimiento familiar

El acogimiento familiar implica un gran desafío emocional tanto para los/as menores como para las familias acogedoras, es por ello que el apoyo emocional es fundamental. Los/as menores acogidos/as suelen presentar situaciones de vulnerabilidad que pueden afectar su desarrollo emocional, como la falta de cuidados, el abandono, la violencia o el maltrato. Por esta razón, es importante que las familias acogedoras estén preparadas para brindarles el apoyo emocional necesario.

Dicho apoyo emocional implica ofrecer a los/as niños/as un ambiente seguro y acogedor, donde se sientan queridos/as y valorados/as. Esto se puede lograr a través de acciones tan simples como escucharlos/as, ofrecerles afecto, reconocer sus logros y brindarles la orientación y contención necesarias para superar las situaciones difíciles.

Además, es importante que las familias acogedoras reciban también acompañamiento emocional por parte de los profesionales del trabajo social y otros expertos en el tema. El acogimiento familiar implica grandes cambios y desafíos para la familia acogedora, como adaptarse a la convivencia con un/a menor desconocido/a, lidiar con situaciones complejas y tomar decisiones importantes sobre el futuro del niño/a acogido/a. Este apoyo a las familias acogedoras implica brindarles las herramientas necesarias para manejar el estrés y la ansiedad que puede generar esta nueva situación, ofrecerles información clara y concisa sobre el proceso de acogida, las necesidades del menor acogido y las posibles dificultades que pueden enfrentar, así como ofrecerles recursos para su bienestar emocional, como terapias o grupos de apoyo.

Si estás interesado/a en profundizar en el tema del acogimiento familiar, residencial y adopción, te recomendamos el Curso Online de Intervención social con menores en acogimiento familiar, residencial y adopción. Este curso está diseñado para ofrecer a los/as profesionales del trabajo social las herramientas necesarias para intervenir de manera eficaz en los casos de protección infantil. Asimismo, para obtener una formación más completa y actualizada sobre dicho tema, accede a nuestro Máster Online en Intervención Social en el ámbito del Menor y la Familia.

¿Necesitas más información sobre este curso?