Comunicado COVID-19

Atención: todos nuestros servicios y equipo humano continúan activos, ya que toda la formación es 100% ONLINE. ¡Aprovecha para formarte ahora, porque esto pasará pronto!

Comunicado COVID-19

Atención: todos nuestros servicios y equipo humano continúan activos, ya que toda la formación es 100% ONLINE. ¡Aprovecha para formarte ahora, porque esto pasará pronto!

En cada uno de nosotros se solapan dos mentes distintas: una que piensa y otra que siente. Éstas constituyen dos facultades relativamente independientes y reflejan el funcionamiento de circuitos cerebrales diferentes, aunque interrelacionados. De hecho, el intelecto no puede funcionar adecuadamente sin el concurso de la inteligencia emocional, y la adecuada complementación entre el sistema límbico y el neocórtex exige la participación armónica de ambas. En muchísimas ocasiones, estas dos mentes mantienen una adecuada coordinación, haciendo que los sentimientos condicionen y enriquezcan los pensamientos y lo mismo a la inversa. Algunas veces, sin embargo, la carga emocional de un estímulo despierta nuestras pasiones, activando a nivel neuronal un sistema de reacción de emergencia, capaz de secuestrar a la mente racional y llevarnos a comportamientos desproporcionados e indeseables, como cuando un ataque de cólera conduce a un homicidio.