Comunicado COVID-19

Atención: todos nuestros servicios y equipo humano continúan activos, ya que toda la formación es 100% ONLINE. ¡Aprovecha para formarte ahora, porque esto pasará pronto!

Comunicado COVID-19

Atención: todos nuestros servicios y equipo humano continúan activos, ya que toda la formación es 100% ONLINE. ¡Aprovecha para formarte ahora, porque esto pasará pronto!

Los humanos nacemos con fuertes tendencias hacia la mala percepción, la sobregeneralización, la auto-condena, la descalificación, la omnipotencia, el pensamiento mágico, la baja tolerancia a la frustración y otras formas de irracionalidad.

La utilización del sentido del humor como procedimiento de intervención en la Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC) parte del punto de vista de Ellis (1987) de que la perturbación psicológica se produce a veces porque las personas se toman demasiado en serio a sí mismas, a los otros y/o a los acontecimientos de la vida.

El humor del terapeuta, del/la trabajador/a social o del educador/a social en sus sesiones clínicas o en la relación de ayuda, bien utilizado, es eficaz porque puede ayudar a los clientes o usuarios a distanciarse de sí mismos y a ver lo ridículo de su pensamiento o comportamiento irracional, facilitando con ello su determinación de pensar y actuar racionalmente.

Entre las muchas razones por las que se considera beneficioso el sentido del humor en terapia hay cinco fundamentales:

(1) Reírse de uno mismo hace que resulte más fácil aceptar los propios fallos y la vulnerabilidad.

(2) Facilita un cierto distanciamiento emocional lo que permite ser más objetivo con los problemas personales.

(3) Ayuda a no tomarse demasiado en serio algunos de los acontecimientos desagradables que nos ocurren en la vida y por consiguiente, a no dramatizar.

(4) El humor puede servir como procedimiento distractivo al interrumpir, al menos temporalmente, los pensamientos autodestructivos y de hostilidad.

(5) Elimina radicalmente algunos patrones habituales de funcionamiento desadaptado y facilita la adquisición de otros nuevos más adaptativos.

Como técnicas humorísticas habitualmente se suelen utilizar una serie de historias, lemas, parábolas, chistes, poemas y aforismos como complementos a las técnicas de debate cognitivo (Wessler y Wessler, 1980). Ellis (1977, 1981) y otros destacados terapeutas de la TREC han escrito numerosas canciones divertidas y a veces disparatadas para facilitar la asunción de una filosofía más racional.

Aunque todos los partidos políticos te hayan dicho que hoy sábado es una jornada de reflexión para las elecciones de mañana 26 de mayo, no te los tomes demasiado en serio… ¡Buen fin de semana! INEFSO.