Comunicado COVID-19

Atención: todos nuestros servicios y equipo humano continúan activos, ya que toda la formación es 100% ONLINE. ¡Aprovecha para formarte ahora, porque esto pasará pronto!

Comunicado COVID-19

Atención: todos nuestros servicios y equipo humano continúan activos, ya que toda la formación es 100% ONLINE. ¡Aprovecha para formarte ahora, porque esto pasará pronto!

La Universidad de Zúrich (Suiza) ha llevado a cabo el estudio europeo más grande sobre vejez, donde se ha examinado los efectos de medidas sencillas, fácil aplicación y bajo coste en la salud de adultos sanos a partir de 70 años. Se ha centrado en los efectos de la vitamina D, los ácidos grasos omega-3 y su efecto en la salud muscular, ósea, memoria, etc. El estudio ha sido financiado con fondos europeos.

En el estudio, participaron  2157 hombres y mujeres sanos de  varios países Europeos (Suiza, Austria, Alemania, Francia y Portugal), de 70 años o más, que vivían en sus casas, no en residencias geriátricas, y que no tenían afecciones previas significativas. Se asignaron al azar ocho grupos, que recibieron ninguna, uno, dos o los tres suplementos: ácidos grasos omega-3 (1 gramo / día), vitamina D (2000 UI / día) o un programa de ejercicios en casa. A los grupos de control se les administraron placebos y se realizaron ejercicios centrados en la flexibilidad articular.

Se visitaron los centros para observar la salud y las funciones de los participantes, y se programaron extensas encuestas por teléfono trimestrales. Los aspectos medidos fueron la densidad ósea y muscular, la presión arterial, las funciones de la memoria, la velocidad de la marcha y otros biomarcadores importantes. Se dejó constancia de incidencias imprevistas como enfermedades, infecciones, caídas, visitas al médico y hospitalizaciones.

Tras tres años de investigación, no se encontraron efectos asociados a la administración de suplementos de vitamina D y omega-3 en la función de las extremidades inferiores, la memoria o la incidencia de fracturas óseas. Sin embargo, en comparación con el grupo de control, algunos grupos experimentaron beneficios en las tasas de infección y la presión arterial sistólica.

Los omega-3 redujeron el riesgo de infecciones en un 11 % en total, en particular para las infecciones de las vías respiratorias superiores (10 %) y del tracto urinario (62 %); por su parte, la vitamina D redujo la presión arterial sistólica en los hombres en 2.5 mmHg y el riesgo de infecciones en los participantes más jóvenes (70 a 74 años) en un 16 %.

Se está a la espera de que el equipo muestre los resultados en lo referente a la prevención del cáncer, niveles de colesterol, enfermedades cardiovasculares, caídas, fragilidad y costos de salud.

El estudio DO-HEALTH también proporcionará una base de datos integral y un biobanco que ayudará a evaluar el proceso de envejecimiento y los riesgos para la salud de cada persona de manera temprana e individual, con el objetivo de una prevención personalizada.

Fuente en este ENLACE.