Una ruptura sentimental supone el fin de una relación y el inicio de caminos separados. Una ruptura en la que a veces se contempla la posibilidad de “intentar ser amigos” de manera inicial con el objetivo de minimizar el daño psicológico. ¿Debes permanecer como amigo de tu expareja? La ciencia responde.

Un reciente estudio presentado en la reunión anual de la Asociación Americana de Psicología en Washington concluye que existen encontró cuatro razones por las cuales puedes intentar seguir siendo amigo de tu expareja romántica. La predicción de una persona que opta por esta elección se basa en que esto le provocará sentimientos positivos (seguridad y felicidad) y a la vez podrá minimizar otros negativos como desánimo o celos.

– – – – – – – – – – –

Echa un vistazo a nuestra oferta formativa online, homologada y baremable en oposiciones de la Administración Pública:

Ver CURSOS HOMOLOGADOS ONLINE

Ver también MÁSTERES UNIVERSITARIOS

Ver también POSTGRADOS UNIVERSITARIOS 

– – – – – – – – – – –

Dentro de estas cuatro razones, dos están relacionados con necesidades emocionales (seguridad y deseos románticos no resueltos) y necesidades no emocionales (razones prácticas y civilidad). Las amistades por razones no emocionales son más propensas a ser exitosas y duraderas, además de positivas a nivel psicológico.

Permanecer cerca de un ex aporta seguridad. Se suele pensar que esta opción evita perder su apoyo emocional, consejos o confianza. Sentimientos positivos todos ellos que se hicieron fuertes durante la relación. Tras la ruptura, en este sentimiento de seguridad se mezclan un componente de búsqueda de confianza y también sentimentalismo.

Una segunda razón, analizada por investigadores de la Universidad de Kansas, es una razón de practicidad, es decir, encontrar razones pragmáticas que beneficien a ambas personas. Esta razón suele venir dada, especialmente, cuando hay hijos de por medio o dinero (negocios, hipotecas…). En este caso, señalan los investigadores, la relación de amistad suele durar más que en la primera razón, la de la búsqueda de seguridad.

Existen parejas que, tras una ruptura, buscan tener una relación cordial. Los psicólogos aseguran que esta elección, alejada de una amistad cercana como tal, suele ser muy práctica si se quiere tener una sensación de calma, comodidad y tranquilidad. Suele darse en personas con un sentimiento de apego alto y que tratan de evitar a toda costa una confrontación con seres queridos.

La última razón, y más obvia parta querer seguir siendo amigo de tu expareja es la que lleva a intentar a través de una amistad evitar que la persona se aleje ya que el sentimiento hacia ella suele ser muy fuerte. Curiosamente, este tipo de ‘amistad’ también suele perdurar más de lo que uno imagina, aunque se desvanece de forma muy fortuita también. Cuando todavía se está enamorado, ocurre que la persona no es capaz de verse con otra persona durante un largo tiempo, de manera que tratan de evitar a toda costa que la figura del ‘ex’ desaparezca.

En definitiva, las amistades por necesidades no emocionales, no solo son más exitosas, sino que ofrecen la posibilidad de compartir más recursos entre ambos durante más tiempos y, quién sabe, volver a acabar juntos de nuevo en el futuro.

Fuente (texto y fotografía): 20minutos.

– – – – – – – – – – –

Echa un vistazo a nuestra oferta formativa online, homologada y baremable en oposiciones de la Administración Pública:

Ver CURSOS HOMOLOGADOS ONLINE

Ver también MÁSTERES UNIVERSITARIOS

Ver también POSTGRADOS UNIVERSITARIOS