La Negligencia en el cuidado a un menor, de forma operativa, puede definirse como aquel daño físico y/o psicológico que se produce a un menor como consecuencia de la falta de cuidado, supervisión o atención y privación de las necesidades esenciales para su desarrollo físico, emocional o intelectual.
Una de las manifestaciones de la negligencia es el denominado “síndrome no orgánico del crecimiento”, situación que se produce cuando los bebés o los niños no presentan un desarrollo físico normal sin que haya ninguna justificación biológica o situación de enfermedad. Se trata de niños, en muchos casos, en los que el peso, la altura y/o su crecimiento no son normales.
¿Sabrías detectar todos los síntomas de este síndrome?
Fórmate a través de nuestro curso “El maltrato infantil y la violencia filio-parental: bases para la intervención”.
INEFSO. Expertos en Intervención Social.